“Cinco años atrás, nada me hacía imaginar, que tras una larga travesía, al salir a tierra, aprendería a sentir el mar. Cinco años atrás, nada me hacía imaginar, que las manos son un tesoro, y que pueden ayudar a cURar.

Cinco años atrás, nadé en busca de algo más, y es ahora cuando estoy seguro, de que si queremos un futURo, pasa por aprender a amar desde el mar. Cinco años atrás, cuando la vida me preguntó si por amor quería luchar, le contesté que aMAR no es pelear, sino dejar ir a quien se quiere MARchar.”